Sexologa Celia
Sexóloga y Psicóloga de la Universidad de Buenos Aires
Estudios especializados en clínica sexológica (C.E.T.I.S.). Dos diplomaturas universitarias en salud sexual (U.A.I.)
Miembro de la Comisión Científica de FESEA (Federación Sexológica Argentina)
Sexóloga acreditada y miembro de SASH.  Coach sexual (I.C.P.).
Ver más Curriculum

 (54-11) 4791-9781 / 15-5958-1111 - Lic. Celia Laniado (UBA) - Buenos Aires, Argentina

 

 

POR QUE NO TENGO GANAS?

La falta de deseo sexual es una disfunción sexual que junto con la anorgasmia son los motivos de consulta más frecuentes en las mujeres. Hablamos de disfunción porque hay un trastorno en la función eficaz, es decir, no funciona.

Según estadísticas el bajo deseo afecta más a las mujeres (45%) que a los hombres (30%). Pero, paradójicamente son los hombres los que más sufren y se angustian, mientras que las mujeres les pasa en automático, niegan, no toman conciencia de lo que les sucede y muchas veces ponen excusas creyendo que son verdades sin darse cuenta que esto se puede evitar; caso contrario pueden provocar alejamiento, infidelidad, separación, baja calidad de vida en la pareja y malestar.
 

Causas

Las causas pueden ser biológicas en su menor medida (un 10%), entre ellas, por deficiencias hormonales, consumo de ciertos medicamentos que tienen efectos secundarios, cirugías postraumáticas, enfermedades agudas. Pero son los factores psicológicos los causantes más frecuentes de esta difunsion:

- Conflictos en la pareja (discusiones, tensiones, comunicación deficiente, reproches)

- Estrés

- Ansiedad

- Problemas familiares

- Crisis laborales

- Experiencias sexuales negativas

- Antecedentes de una experiencia sexual traumática (abuso, violación)

- Mal trato y sometimiento

- Cansancio y/o fatiga

- Mujeres con hijos pequeños

- Sentimiento de culpa

- Preocupación por mal desempeño

- Baja autoestima

- Disconformidad, no aceptación del propio cuerpo

- Perdida de juegos, galanteos, tiempos y rituales imprescindibles para la aparición del deseo.

- Aburrimiento, enojo, resentimiento y/o rutina tienen un efecto devastador sobre el deseo sexual

- Preocupación por otros problemas y no podemos concentrarnos

- Recibimos estimulación insuficiente y no sabemos cómo pedir lo que nos hace falta

- Vergüenza hablar sobre estos temas antes, durante y después de la relación sexual.

Todas estas contribuyen a agravar el problema con resultados negativos.
 

Los Síntomas :

Son muy evidentes y fáciles de detectar:

- Considerarse no apasionado, sin atractivo físico o sexual

- No tener pensamientos ni fantasías sexuales

- No iniciar nunca una relación sexual

- Rechazar o tomar distancia de su pareja cuando esta se aproxima

- Desmotivación a la hora de tener relaciones sexuales

- Desinterés general por acariciar o ser acariciado

- Imagen corporal pobre

- Inventan excusas (dolor de cabeza, cansancio o referidas a que tienen que madrugar o atender a los hijos)

Posibles Soluciones:

Debe reestablecerse la intimidad de la pareja. Se intentará una conversación sincera y abierta (muchas veces el sólo planteo mejora el panorama).

Hay que tener en claro que el deseo no responde a la voluntad, si no que necesita activarlo, provocarlo, estimularlo a través de distintos medios como fantasías, literatura erótica. Habrá que escuchar los deseos y mensajes de nuestro propio cuerpo (qué nos excita, qué nos enfría), aprender a pedir las cosas que necesitamos, generar situaciones excitantes con la otra persona, estar armonizado con lo que está pasando y evitar pensar en otra, que impediran que aparezca el deseo.

Es fundamental prestar especial atención a los momentos en que se tienen ganas de tener relaciones e identificar que paso en esos momentos. Muchas mujeres examinan el fracaso en vez de pensar en como les fue cuando tuvieron éxito; se aprende más analizando los momentos en que les fue bien, que en los que les fue mal.

A veces nosotros mismos podemos ser operadores de cambio, pero si estamos estancados en una situación que nos perjudica, hay que pedir ayuda profesional.

Celia Laniado.
www.sexologacelia.com

Este artículo puede ser publicado en cualquier medio, siempre y cuando se cite la fuente original.


(54-11) 4791-9781 / 15-5958-1111 - Lic. Celia Laniado (UBA) - Buenos Aires, Argentina

Consultas por email:
celia@altillo.com

Copyright 2014 SexologaCelia.com