Sexologa Celia
Sexóloga y Psicóloga de la Universidad de Buenos Aires
Estudios especializados en clínica sexológica (C.E.T.I.S.). Dos diplomaturas universitarias en salud sexual (U.A.I.)
Miembro de la Comisión Científica de FESEA (Federación Sexológica Argentina)
Sexóloga acreditada y miembro de SASH.  Coach sexual (I.C.P.).
Ver más Curriculum

 (54-11) 4791-9781 / 15-5958-1111 - Lic. Celia Laniado (UBA) - Buenos Aires, Argentina

 

 

Miedo al sexo

Todos sabemos que el sexo es o debería ser una experiencia placentera y fascinante. Entonces ¿como es posible que algunas personas perfectamente saludables sientan miedo al sexo y clausuren su vida sexual?

Para introducirnos en el tema de un modo didáctico hablaremos del miedo al sexo en dos niveles de acuerdo a su intensidad, pueden ser conscientes e inconscientes: Miedo racional (menor intensidad) o el miedo irracional (mayor intensidad).

1. Miedo racional : es un miedo más light, superficial, más suave, de menor intensidad y que está relacionado con algunos temores e inseguridades propias de los seres humano.

Algunos de los motivos son : Falta de información, inexperiencia, no están satisfechos con su físico, temor al fracaso, a lo nuevo, no permitirse placer o bien leves sentimientos de culpa, entre otros menos comunes.

2. Miedo irracional o de mayor intensidad : es un miedo profundo, excesivo, persistente, totalmente irracional con un deseo compulsivo de evitar sensaciones o experiencias sexuales. Constituyen una verdadera pesadilla y se denominan fobias sexuales. Estas son consideradas como tal cuando persisten por un periodo mayor a 6 meses, volviéndose crónicas y constituyen una aversión recurrente hacia el sexo y una evitación parcial o total de los contactos sexuales genitales con la pareja.

Algunos de los motivos son: Malas experiencias como una violación o alguna otra experiencia traumática, ignorancia, insatisfacción con el tamaño de sus genitales, educación restrictiva (ya sea moral o religiosa), falsas creencias (a nivel inconsciente que el sexo es sucio, pecaminoso, etc.), sentimientos profundos de culpa, abuso sexual infantil, trastornos de la personalidad o modelos paternos inadecuados.

Cabe aclarar que el motivo o la causa del miedo al sexo, ya sea en un nivel profundo o superficial, es de origen psicológico en el 95% de los casos.

Miedos más frecuentes:

· Miedo a la penetración (en la mujer a ser penetrada y en el hombre a penetrar)

· A tocar o acariciar el cuerpo (especialmente pechos, pezones, muslos y genitales).

  • A mirar los genitales (propios o los del compañero/a).
  • Miedo a la desnudez.

· Miedo a contraer una enfermedad de transmisión sexual (sida, herpes).

  • Al sexo orar genital (dar o recibir)
  • Miedo al fracaso sexual (pánico de desempeño).
  • Miedo a la excitación sexual.
  • Al embarazo no deseado
  • Al abandono tras la relación sexual
  • El asco del semen o al pene de su compañero

· A ser tildado de promiscuo.

  • A no agradarle al compañero.

· A no lograr una erección (temor que rara vez se atreven a confesar)

  • A la pérdida del control al aproximarse al orgasmo.
  • Al beso profundo.
  • A la masturbación
  • A las secreciones y olores genitales.

Las buenas noticias: es que el miedo al sexo puede superarse. Si es de menor intensidad a través de autotratamiento o consultas. Si fuera de mayor intensidad también puede resolverse con una Terapia Breve Sexual de base científica efectuada por un profesional acreditado, y aclaro esto porque hay muchos que se dicen y no lo son (pseudosexólogos).

Celia Laniado.
www.sexologacelia.com

Este artículo puede ser publicado en cualquier medio, siempre y cuando se cite la fuente original.


(54-11) 4791-9781 / 15-5958-1111 - Lic. Celia Laniado (UBA) - Buenos Aires, Argentina

Consultas por email:
celia@altillo.com

Copyright 2014 SexologaCelia.com